Mil y un cítricos - Mermeladas La Vieja Fábrica
Mil y un cítricos

Mil y un cítricos

Si decimos "cítricos", casi todos pensamos en naranjas y limones pero, bajo esta denominación, existe toda una amplia variedad de frutas que podemos encontrar en el mercado. Ahora que se acerca la temporada óptima para su consumo, hacemos un repaso por su cultivo, variedades y propiedades, así como por deliciosas recetas que incorporan algunas de las mermeladas de La Vieja Fábrica.

Además de los ya mencionados, a muchos consumidores les sonarán también las mandarinas, los pomelos y las limas. No obstante, hay algunos más, que se suelen usar en conservas, cócteles y hasta en perfumería. Casi todos son originarios de China y el Sudeste Asiático, donde se cultivan desde hace unos 4.000 años. En el siglo XIX, llegaron a Europa y América, aunque ciertas variedades están con nosotros desde mucho antes gracias a los árabes.

A la clementina solemos confundirla con la mandarina, pero se trata de una fruta distinta, más dulce, menos ácida, más fácil de mondar y sin semillas. Mientras, la satsuma se conoce también como mandarina japonesa o mandarina de zumo, y se cultiva en la Comunidad Valenciana. Por su parte, la tangerina se llama así porque comenzó a cultivarse a finales del siglo XVIII en la ciudad de Tánger, Marruecos, y se caracteriza por su punto de acidez. De otro lado, la naranja de Sevilla, también llamada toronja, naranja amarga o naranja borde, es muy apreciada como adorno y en la elaboración de mermeladas.

Además, podemos citar el komkuat o naranjo enano, cuyo fruto, muy ácido y amargo, se emplea en conservas y destilados. Tampoco se nos puede olvidar la bergamota que, procedente de Italia, con mucha esencia y poca pulpa, es la reina de la perfumería, aunque últimamente su piel se ha extendido en la alta cocina. De su lado, al limón australiano se le conoce como caviar cítrico, y se emplea en encurtidos y como especia. Y por último, hablamos del yuzu o limón japonés, del que se aprovechan sus aceites esenciales, el zumo y la piel para aromatizar platos de cocina, preparar infusiones y elaborar aderezos.

Los cítricos son unas de las frutas más cultivadas del mundo. Desde el punto de vista nutricional, son alimentos que se caracterizan por ser una gran fuente de vitamina C, aunque también aportan ácido fólico, vitamina A y potasio. Tienen un ligero efecto diurético y antioxidante. Adicionalmente, contienen pocas calorías pero muchos nutrientes esenciales, por lo que son muy recomendables en las dietas de adelgazamiento. La Organización Mundial de la Salud invita a su consumo diario.



 
Cuatro recetas con mermeladas de cítricos de La Vieja Fábrica:

 

Receive information on all our promotions and new products.