Frutas que no deben faltar en tu dieta - Mermeladas La Vieja Fábrica
eshop

Frutas que no deben faltar en tu dieta

De dos a tres al día: ese es el mínimo de piezas o raciones de fruta que la Organización Mundial de la Salud y la FAOS recomiendan consumir para cuidar de nuestra alimentación, es decir, de nuestra salud. Claro que no todas las frutas poseen las mismas propiedades, y hay que tener en cuenta que algunas contienen más azúcar que otras, más fibra o vitaminas que aquellas, de modo que conviene conocerlas bien y pensar en el mejor modo de tomarlas. 
El consejo más extendido es tomarlas siempre en el desayuno, a media mañana, en el almuerzo o la merienda, con el objeto de reponer las energías que vamos gastando, mantener el metabolismo activo –es fundamental su aporte de fibra–  y, por qué no, distraer el hambre y evitarnos abusar de ciertos picoteos poco saludables. Por otro lado, los deportistas o la gente que necesita aportes de energía extra para sobrellevar la jornada laboral pueden encontrar este suplemento en la fruta tomada en mermeladas, como las que brinda La Vieja Fábrica en una gama de lo más variada
Sobre el momento preciso de tomarla en la comida, hay disparidad de opiniones. Algunos expertos opinan, por ejemplo, que es mejor hacerlo antes del almuerzo, de modo que se facilita la digestión y disminuye el apetito. Otros en cambio defienden la opción clásica, la del postre, porque sacia el apetito “de dulce” al tiempo que nos evita lanzarnos sobre alternativas más golosas.  
En cambio, parece haber consenso en torno a la idea de que el peor momento del día para comer fruta es la cena. Al contener hidratos de carbono y azúcares simples de digestión rápida, corremos el peligro de que queden almacenados en forma de grasa, ya que por lo general nos vamos a la cama de inmediato, sin quemarlos con ejercicio alguno.
 

 Las mejores frutas para tu dieta 

De dos a tres al día: ese es el mínimo de piezas o raciones de fruta que la Organización Mundial de la Salud y la FAOS recomiendan consumir para cuidar de nuestra alimentación, es decir, de nuestra salud. Claro que no todas las frutas poseen las mismas propiedades, y hay que tener en cuenta que algunas contienen más azúcar que otras, más fibra o vitaminas que aquellas, de modo que conviene conocerlas bien y pensar en el mejor modo de tomarlas. 
El consejo más extendido es tomarlas siempre en el desayuno, a media mañana, en el almuerzo o la merienda, con el objeto de reponer las energías que vamos gastando, mantener el metabolismo activo –es fundamental su aporte de fibra–  y, por qué no, distraer el hambre y evitarnos abusar de ciertos picoteos poco saludables. Por otro lado, los deportistas o la gente que necesita aportes de energía extra para sobrellevar la jornada laboral pueden encontrar este suplemento en la fruta tomada en mermeladas, como las que brinda La Vieja Fábrica en una gama de lo más variada
Sobre el momento preciso de tomarla en la comida, hay disparidad de opiniones. Algunos expertos opinan, por ejemplo, que es mejor hacerlo antes del almuerzo, de modo que se facilita la digestión y disminuye el apetito. Otros en cambio defienden la opción clásica, la del postre, porque sacia el apetito “de dulce” al tiempo que nos evita lanzarnos sobre alternativas más golosas.  
En cambio, parece haber consenso en torno a la idea de que el peor momento del día para comer fruta es la cena. Al contener hidratos de carbono y azúcares simples de digestión rápida, corremos el peligro de que queden almacenados en forma de grasa, ya que por lo general nos vamos a la cama de inmediato, sin quemarlos con ejercicio alguno.

Las mejores frutas para tu dieta 

 

¿Qué es mejor, pues? Espaciar el consumo de fruta a lo largo de la primera parte del día, y atender a los diferentes macronutrientes de cada una para saber cuál escoger en cada momento. Así, el plátano es muy rico en carbohidratos, de modo que suele ser la fruta preferida de los deportistas o de quienes buscan un suplemento energético matinal. Los kiwis poseen muchas vitaminas y ayudan a depurar toxinas cuando se toman en ayunas. Bayas, ciruelas y frutas desecadas, así como peras e higos, también destacan como buenas armas para combatir el estreñimiento. Prueba a comenzar el día con un buen desayuno como este porridge de avena con mermelada de mora. La manzana, por su parte, es muy rica en fibra y resulta infalible cuando se trata de aplacar el apetito a media mañana o media tarde. Asimismo, resulta muy beneficiosa para controlar la presión arterial.
Lo mismo ocurre con la sandía, el melón o el pomelo, famosos por su efecto saciante al ser ricos en agua. El limón, por su bajo porcentaje de azúcar y su generosa carga de vitamina C, es una de las frutas más recomendadas por los nutricionistas, sobre todo para saborear alimentos. El arándano y la frambuesa sobresalen asimismo como buenas para la salud por su elevado nivel de antioxidantes, y muchos médicos las reconocen como alimentos preventivos del cáncer. La piña, por último, posee una gran cantidad de azúcar, pero también de vitamina C, y además es excelente para la digestión.
Sea como fuere, en lo que coinciden todos los estudiosos es en lo que ya sabemos, y tan a menudo se nos olvida: una alimentación variada y equilibrada es el secreto para no renunciar a ningún placer de la mesa. 
 
 
 
 
Recibe todas nuestras promociones y novedades
He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.