eshop

La vuelta al cole también en la alimentación

¡Vuelta al cole con energía! Ponle un toque de sabor a la rutina

Reencuentros y carreras en el patio, mochilas de estreno cargadas de libros, despertador y menos horas de sueño. Llega septiembre y llega la vuelta al cole para los más pequeños tras más de dos meses intensos de vacaciones. ¿Cómo gestionar la carga de actividades y de obligaciones que se avecinan?
Para ayudarles a retomar el pulso de la rutina y asegurarnos de que el regreso sea lo menos traumático posible, la alimentación juega un papel fundamental. Y es que lo que comemos determina lo que hacemos y lo que somos. Una alimentación correcta y equilibrada es imprescindible para el crecimiento y el desarrollo intelectual de los más peques de la casa y es la “gasolina” que les permitirá afrontar con fuerza el día a día, sobre todo después de un largo verano en el que los horarios siempre son más laxos.


Durante las vacaciones, las comidas y los horarios se descontrolan, por lo que al comenzar de nuevo las clases, es recomendable volver a la rutina habitual, empezando por la dieta.
La alimentación constituye el factor más determinante en el crecimiento y el desarrollo durante la infancia y la adolescencia. Es por ello que en esta etapa, y más durante el período escolar, tenemos que prestar especial atención a los alimentos que comen. La alimentación ha de ser lo más nutritiva, saludable, rica y divertida posible con el fin de evitar el cansancio de los pequeños y asegurarles el aporte de nutrientes que necesitan.



Como septiembre es también época de buenos propósitos, de definición de objetivos para el nuevo curso, nosotros también nos hemos marcado los nuestros: ponerle sabor a la rutina.
En plena época de cambios y de readaptación, ¿por qué seguir comiendo igual que siempre?
Son muchos los expertos que recomiendan comer cinco veces al día y si es de forma sana y variada, mucho mejor. Desayuno, almuerzo y cena son inamovibles pero la clave está en el complemento extra. Junto con las comidas tradicionales, muchos expertos recomiendan intercalar dos tentempiés durante el día – uno por la mañana y otro a media tarde- en la fórmula de la salud. Una pieza de fruta, pan con aceite de oliva y queso, un mini bocadillo de atún, un yogur, bizcocho casero... Las opciones son tantas como te permita tu apetito.
Y todo ello, prestando especial atención a la variedad para obtener el aporte energético necesario. Para sortear el cansancio y el desánimo que suelen acecharnos a la vuelta de las vacaciones, y evitar problemas como la obesidad infantil, la clave está en una alimentación variada.
Una opción para garantizar que no nos olvidamos de ninguno de los grupos de alimentos indispensables en nuestra dieta y en las de los más pequeños es elaborar un menú semanal basado en productos de la dieta mediterránea (cocinados o aliñados con aceite de oliva, virgen si es posible).
Otra buena idea es elaborar la lista de la compra en familia, concentrándonos en los productos de temporada y asegurándonos de que frutas, verduras, hortalizas, carnes, lácteos… estén representados. Esta es una forma divertida para conseguir que los más pequeños tomen conciencia de la importancia de una dieta equilibrada.
 


Pero como no todo en la vida es obligación, a veces apetece dejar volar la imaginación. Concederse algún que otro capricho en estos meses de intensa actividad nos hará sobrellevar mejor la vuelta a la rutina. Por ejemplo, con estas deliciosas rosas de manzana con mermelada de melocotón o con un suave y cremoso helado de plátano bañado en mermelada de fresa de La Vieja Fábrica
¡Creatividad al servicio de nuestro paladar!

 

Recibe todas nuestras promociones y novedades
He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.