Cenas veraniegas con postre perfecto - Mermeladas La Vieja Fábrica

cena

Cenas veraniegas con postre perfecto

Las vacaciones son un momento ideal para descansar, para dedicarse a las aficiones preferidas de cada cual y desconectar de todo, pero también para reencontrarse con gratas compañías. Veladas alrededor de una deliciosa cena sin la menor prisa, con animadas conversaciones, risas y hasta esos silencios mágicos que tal vez no se dan en ningún otro momento del año. Una barbacoa entre viejos amigos, una bulliciosa reunión familiar recordando anécdotas mil veces contadas o un menú para dos entre confidencias íntimas, a media luz; todas las cenas veraniegas que se precien requieren una organización eficaz, recursos imaginativos… y como remate, siempre, un postre perfecto que esté a la altura del momento.

Por si fuera poco, hay muchísimas recetas fáciles de preparar que nos sacan de un apuro sin perder de vista el equilibrio nutricional, que en verano también es importante.  En estas fechas, ¿quién no se ha visto contando con un número reducido de invitados, y se ha encontrado por sorpresa con más comensales de los esperados? ¡Que no cunda el pánico! Es el momento de ser resolutivos, echar mano de la imaginación y poner a prueba nuestras dotes cocinillas con algún plato que no nos quite tiempo para otros menesteres, nos cunda y nos haga quedar como reyes y reinas de la cocina. No te compliques en exceso, prepara cosas fáciles, ricas y pintona; un picoteo rápido que sepas que gustará a todos. Lleva tus platos a otro nivel con las mermeladas Cocina Selecta: mermelada de tomate casera, mermelada de calabaza, mermelada de pimiento asado… un sin fin de sabores gourmet para darle ese toque que hace que tus platos sean únicos. Os proponemos dos recetas que quitan el hipo, ambas con mermelada de tomate La Vieja Fábrica Cocina Selecta, solo tienes que abrirla y lista para disfrutar, tan rica como la mermelada de tomate casera. ¡Apunta! Ensaladita verde de pulpo troceado y vinagreta de mermelada de tomate y soja. En verano nada mejor que platos frescos y diferentes, esta ensalada suena a estrella Michelín, ¿eh? Espera a completar tu cena veraniega con esta coca de caballa, mermelada de tomate casera y lascas de queso. ¡Un bocado exquisito!
 

Qué postre preparar para una cena de verano ideal

       

Imaginemos, por ejemplo, una de estas cenas después de un largo día de playa, una noche cálida de esas en las que el mar está como un plato y no se mueve una hoja, y en la que el cuerpo pide algo dulce y refrescante. Nada en ese caso como un helado de frutas del bosque, más sabroso y auténtico que cualquier helado industrial que podamos encontrar, sin necesidad de volverse loco buscando ingredientes exóticos y tan fácil de preparar que casi preferiremos no desvelar la receta… para no quitarnos mérito. Y no solo es digno de celebrar su sabor: atentos a la presentación, que es poco menos que espectacular.
Todavía más sencilla, si cabe, es la elaboración del siguiente plato, especialmente indicada para las situaciones en que la cena ha sido algo ligera y la mesa pide un buen postre, a fin de que nadie se vaya a la cama con hambre. En solo cinco minutos, además del tiempo que tarde en enfriar, podemos tener lista una espectacular panna cotta de leche de almendras con mermelada de moras de zarza como no encontraremos en los mejores restaurantes italianos. Una mezcla de sabores muy original, sencillamente sorprendente, que gusta tanto a los niños como a los adultos de paladar más exigente.
Si ya hemos ensayado estas ideas y seguimos dando vueltas a qué postre hacer para una cena perfecta, tal vez haya llegado el momento de probar una fórmula tan infalible como el cremoso de queso, una receta que tiene todo el encanto de la cocina tradicional y al mismo tiempo la elegancia de los postres más refinados, ¡de los que la mayoría no es capaz de comerse sin fotografiar antes! Y de nuevo tan fácil de elaborar que antes de que nos demos cuenta, ya estarán listos para servir. Este postre es especialmente indicado para inaugurar una de esas sobremesas de interminable conversación, a menudo acompañadas por un sorbo de licor o cualquier otra excusa para los brindis.
No hay menú que se resista a la tentación. Con carnes a la brasa y pescados al horno, con arroces y ensaladas de huerta, no hay cena ligera o copiosa que no pida su correspondiente colofón dulce. Tal vez solo haya una cosa mejor que estos postres: saber que al día siguiente no toca madrugar….  
 
Recibe todas nuestras promociones y novedades
He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.