Economía circular en la cocina - Mermeladas La Vieja Fábrica

Dale una segunda vida a tus tarros de mermelada

Economía circular en la cocina

Cada vez son más las personas que, concienciadas con la necesidad de cuidar al planeta, optan por modelos de vida más sostenibles. Sin embargo, quedan aún muchas tareas por hacer para garantizar a nuestros hijos un futuro mejor que el presente.

Entre sus objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la ONU ha fijado la necesidad de garantizar nuevas modalidades de consumo y de producción más sostenibles, que permitan hacer frente al aumento poblacional que se espera para los próximos años (9.600 millones de personas en 2050) sin agotar los recursos del planeta.

Se estima que una persona genera de media en España unos 450 kilos de basura al año. Lamentablemente, gran parte de esos residuos no se pueden reutilizar y acaban en el vertedero. Pero, ¿qué pasaría si consiguiéramos reducir esa cifra a la mitad?

Aunque no nos demos cuenta, existen numerosos trucos y acciones muy sencillas que podemos ir incorporando en nuestra rutina diaria para conseguir ser más sostenibles en nuestro día a día.

Para empezar, un buen paso es conocer la regla de la 4Rs: reducir, reutilizar, reciclar, revalorizar.

Reducir

El primer paso nos lo dicta el sentido común. Si conseguimos reducir la cantidad de cosas que consumimos, reduciremos también los residuos que generamos. Parece evidente, ¿no?
 
Por ejemplo, por qué no optar por comprar ciertos productos a granel, sustituir las botellas de agua de plástico de usar y tirar por otras metálicas más duraderas o ir a hacer la compra siempre con una bolsa de tela. Son acciones muy sencillas que te permitirán reducir la cantidad de basura que generas a diario.

Reutilizar



El segundo paso, consiste en alargar la vida útil de ciertos productos y darles una segunda oportunidad. Reutilizar los objetos de nuevas maneras antes de comprar otros es una buena forma de cuidar el planeta... Y nuestro bolsillo.

En La Vieja Fábrica apostamos también por el modelo circular y nos encanta que los tarros de nuestras mermeladas puedan tener una segunda vida fuera de la cocina.

Por ejemplo, a modo de originales lapiceros para tus hijos decorados con sus personajes y símbolos favoritos, muy sencillos y económicos de hacer con tus tarros vacíos.

O como estos preciosos portavelas, de colores o lisos, transparentes o con motivos personalizados a tu gusto, que puedes colocar en el salón, en el baño o en la mesa del comedor para una ocasión especial.

Si te gustan los trabajos manuales y buscas una actividad con la que pasar tiempo en familia y entretener a los más pequeños, estas ideas DIY son una magnífica forma de pasar tiempo juntos y contribuir a la sostenibilidad del planeta. Manualidades entretenidas y low cost para darle un nuevo uso a tus tarros usados de mermeladas La Vieja Fábrica.

Reciclar

Lamentablemente, somos conscientes de que no todo se puede usar hasta el infinito. Cuando un producto llega al final de su vida útil, hemos de intentar reciclarlo, separando para ello previamente la basura en casa.

Revalorizar

Por último, todo aquello que no puede ser reciclado irá al vertedero. En los últimos años, nuevas tecnologías y plantas de tratamiento de residuos están consiguiendo utilizar estos residuos que ya no pueden ser reciclados para la generación de energía en plantas "energy from waste".

Se trata, en definitiva, de buscar modelos de vida más sostenibles y racionales, más comprometidos con el entorno en el que vivimos y en lo que legaremos a las generaciones venideras.
 
 
Recibe todas nuestras promociones y novedades
He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.