¿Por qué es sostenible comer fruta? - Mermeladas La Vieja Fábrica

¿Por qué es sostenible comer fruta?

¿Por qué es sostenible comer fruta?

¿Sabías que como consumidor tienes mucho más poder de lo que piensas? Pues sí, en cierto modo, se podría decir que tus hábitos a la hora de comprar pueden cambiar el mundo. Los expertos aseguran que cada uno de nosotros tenemos en la mano la capacidad de impulsar modelos productivos sostenibles. Esto se refleja con mayor claridad a la hora de adquirir los productos frescos, como pueden ser las frutas y las verduras. Por ejemplo, tomar fruta de temporada favorece la economía local y reduce la contaminación al eliminar la importación y su correspondiente transporte.
 
La Vieja Fábrica lleva practicando el consumo responsable más de 180 años, pues sus mermeladas son elaboradas usando siempre materias primas selectas de primera clase y un proceso de elaboración casero que permite conservar la textura, el color y el aroma natural de los frutos empleados. La muestra está en su extensa y deliciosa gama de productos Tradicionales. Convierte tus desayunos y meriendas en un auténtico placer con sabores tan sugerentes como el de Melocotón, Mango y Jengibre, el de Naranja Amarga y Limón, la Mermelada de Arándanos y Fresas o la preparada con Mora de Zarza.
 

Cómo ser un consumidor de fruta responsable

 

Pero, ¿qué significa ser un consumidor responsable? Podría definirse como aquel que elige productos con un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. Las publicaciones especializadas dan cinco pautas para conseguirlo. Entre ellas están reducir el desperdicio, comprar productos locales y la llamada “regla de las tres R”: reutilizar, reparar y reciclar.
 
Desde luego, la frutería es uno de los comercios que como consumidores nos brinda más oportunidades de ejercer de manera más notable este tipo de compra sostenible que consiste en frecuentar las tiendas de proximidad y el llamado consumo local. Los beneficios de tomar fruta cultivada y recogida cerca del lugar donde vivimos no solo tiene beneficios ambientales, sino también sociales y económicos. Al comer productos cercanos, respetamos el medio ambiente, contribuimos a mejorar las condiciones laborales de productores, comerciantes y empleados y apoyamos el desarrollo sostenible.
 

Razones medioambientales para consumir fruta de temporada

 
Consumir frutas de temporada es sostenible porque ahorra energía y reduce la emisión de gases de efecto invernadero, ya que no hay que transportarla desde lugares lejanos. Además, la compra de cercanía evita el uso abusivo de plásticos y embalajes, dado que los alimentos no viajan mucho tiempo y no es necesaria demasiada protección. Por último, favorece la economía local.
 
Se dice que un euro gastado en productos del terreno genera el doble en la economía de la zona. Y es que si los productores locales ven crecer sus beneficios, seguirán creando riqueza y puestos de trabajo en su pueblo, ciudad o comunidad. El mercado también se beneficia, porque entran en él pequeños competidores y eso eleva la oferta y baja los precios.
 

La sostenibilidad, una tarea de todos

Como ves, ejerciendo el consumo responsable de fruta, todo son ventajas tanto para consumidores y usuarios como para productores y comerciantes. Eso sí, la responsabilidad de lograr un planeta más sostenible no recae solo en el que compra, sino también en el que vende. Además, sin la ayuda de los poderes públicos y las empresas será imposible remar a favor del desarrollo sostenible global.



 
Recibe todas nuestras promociones y novedades
He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.